La Experiencia está en Kuroda...

facebooktwitter

Limpieza y mantenimiento de tuberías domésticas

plomeriaCuliacán, Sinaloa a 08 Octubre de 2012.- Obstrucciones, malos olores y fugas de agua son los principales problemas de las tuberías de nuestras casas, que por el mal uso y por el paso del tiempo se acaban deteriorando. Una revisión mensual es lo que los expertos recomiendan.

Cuidado con los desperdicios:
No tire desperdicios por los desagües. Los restos de comestibles, pelos y otros objetos, mezclados con los sedimentos que arrastra el agua (como sal o cal), son los culpables principales de que las cañerías se tapen y/o emitan malos olores.

Extreme las precauciones si utiliza destapadores químicos, ya que están elaborados con sustancias tóxicas, y se debe evitar respirarlos para evitar intoxicaciones o que entren en contacto con la piel para no sufrir quemaduras o irritaciones.

Si usa agua hirviendo para disolver obstrucciones protéjase de los gases que origina la mezcla. Lea las instrucciones de uso de estos productos, es muy habitual utilizarlos incorrectamente (muchos de ellos han de ser diluidos en agua antes de ser vertidos por la tubería).
 

Adiós a los malos olores
Los sifones son los encargados de detener los malos olores que suben desde los desagües. Sin embargo, en ocasiones los malos olores pueden proceder del propio sifón.

Para limpiarlo, quite el tapón de limpieza y saque los restos acumulados. Una vez al mes limpie los sifones que se encuentran accesibles.

Los Sifones son los tubos curvados que se encuentran inmediatamente debajo del resumidero en la instalación.

Si antes de salir de vacaciones cortó el paso general del agua, es probable que el nivel de agua-barrera de los sifones se evaporó dando paso a los gases del desagüe.

No eche productos químicos para intentar eliminar los malos olores, bastará con abrir de nuevo el paso del agua para que los sifones se vuelvan a llenar hasta su nivel. Elimine los olores vertiendo por el desagüe una mezcla de media taza de bicarbonato sódico, una de vinagre y dos de agua caliente.


Soluciones a las fugas
Compruebe si la tubería tiene fugas aplicando una solución espesa de detergente líquido. Se formarán burbujas en el lugar del escape. Si pierde agua, corte el paso y vacíe el conducto.

Si el agujero es pequeño, no es necesario que recurra a un profesional inmediatamente.

Coloque un trozo de goma de borrar sobre él y manténgalo apretado con una abrazadera.


Tuberías sin aire
Lo más adecuado, limpiar o sustituir la pieza

Cada cierto tiempo conviene revisar los grifos y los sifones del hogar para comprobar que están en buen estado y que no existen pequeñas fugas. Una vez que se haya verificado el estado de las tuberías también hay que prestarle atención a la presión con la que sale el agua.

Si la grifería tiene pocos años no debería de existir ningún problema pero si ya han pasado varios años desde su instalación es muy probable que veamos como poco a poco va disminuyendo la presión con la que el agua sale, es decir que el chorro de agua no tiene la potencia que tenía antaño.

Para solucionar este pequeño problema hay que actuar de la siguiente manera:

Desenrosque la rejilla externa por la que sale el agua dosificada del grifo.

Se limpia convenientemente y de paso se comprueba que el grifo no tenga ningún otro elemento que lo obstruya. Si la pieza está muy deteriorada es aconsejable sustituirla por otra nueva.

Enrosque de nuevo la rejilla y se comprueba que la presión con la que sale el agua es la misma con la que lo hacía cuando se instaló.

Otro indicio de que la rejilla está sucia o que necesita ser reemplaza es observar que el chorro de agua no es uniforme, es decir que existe zonas de la boca del grifo por las cuales no sale agua.



Para otras noticias visita:


Queo es el proveedor de los servicios web de Kuroda